Insuficiencia venosa

Es una condición en la cual las venas no conducen el flujo sanguíneo de manera eficiente desde las extremidades inferiores de regreso al corazón. A esta condición se le conoce como reflujo venoso. Puede comprometer una o más venas y ser de inicio reciente o bien crónica.

La insuficiencia venosa puede ser de inicio reciente o bien crónica.

Los síntomas clásicos de la insuficiencia venosa son dolor en las piernas, sensación de pesadez o cansancio, sensación de hormigueo, hinchazón de pies o piernas, inquietud en las piernas, calambres, y en sus estadios iníciales (cuando la enfermedad empieza) no es necesaria la presencia de varices para padecer de esta enfermedad.

La insuficiencia venosa es una enfermedad progresiva, que empieza afectando la microcirculación y luego afecta vasos (venas) más grandes que se van haciendo insuficientes para transportar la sangre de regreso al corazón.

La presencia de reflujo venoso es una condición en la cual la sangre circula en dirección contraria, conllevando al estancamiento de la sangre en el interior de las venas y a congestión y estiramiento de las mismas. La presencia del reflujo ya es un estadio inicial de la enfermedad y amerita tratamiento.

 

Varices

La figura describe la presencia de reflujo venoso,
el cual es provocado por la falla o mal funcionamiento de
las válvulas en el interior de las venas, lo cual conlleva a
un estancamiento (estasis) de la sangre y posteriormente a la dilatación
y estiramiento de las venas, dando lugar a la formación de varices.